Yo lo que quiero es ser cisne

EL PATITO FEOHace unos días charlaba con un amigo. Un rato agradable, de esos pocos en los que te sientes persona; y te sientes, además, orgulloso de serlo. Él es asperger, yo también.

Volví a casa recordando el cuento del Patito Feo. ¡Qué sentimiento tan universal será este de verse diferente, que Andersen lo recogió en su obra, y que todos nosotros mantenemos en nuestro imaginario cultural!

Pensaba también en el momento en que conocí a mi primer adulto asperger. Me sentí como aquel patito cuando vio a los cisnes.

–          ¡¡Hay más gente como yo!! – Pocos momentos más emocionantes en mi vida.

Las personas asperger vivimos en un mundo de patos, somos diferentes y sabemos que lo somos aunque tardamos en saber por qué. En el mejor de los casos, nos toleran en el grupo y nos enseñan a comportarnos como la mayoría.

–          ¡Mimetízate! – suena constantemente en mi cabeza cuando mi cerebro me pide ser yo. Y me contengo.

¿Alguien se ha parado a pensar qué difícil es vivir día a día, hora a hora adoptando una personalidad y un comportamiento que no son tuyos?¿Alguien ha meditado en el dolor de no poder ser, de no poder expresar tu esencia y de no entender por qué la sociedad te exige ser así?

el-patito-feoCansan mucho las cosas. Cansa que se invierta tanto en cambiarnos en lugar de potenciar claramente nuestras capacidades. Cansa que se nos enseñe desde niños a camuflar nuestras plumas de cisne para pasar por patos. Cansa, aún más, escuchar una y otra vez:

–          ¡Cómo vas a tener una discapacidad, con lo listo que eres!

Cansa, en fin,  que una vez hecho el esfuerzo, camuflado ya, siguiendo como uno más la fila de los patos, pachín, pachín, pachín, oigas a tu espalda:

–          ¿Lo ves? No le pasa nada.

patitofeoEntonces es cuando deseas graznar un ¡Vete a la mierda! Y dejar de hacer cuá cuá de una puñetera vez. Y salir de aquí porque en definitiva, nadie te va aceptar y nadie quiere entenderte. Esas veces, a punto ya de alzar el vuelo, ves en tu horizonte a alguien como tú y le dices:

–          No sé por qué tengo que estar entre patos si yo lo que quiero es ser cisne.

Y el día se te antoja un poco más amable.

Este post es para mi amigo JC, un magnífico cisne asperger.

Carmen Molina Villalba (Gestor Cultural, Presidenta de la Asociación Sinteno, Persona con Síndrome de Asperger)

3 pensamientos en “Yo lo que quiero es ser cisne

  1. Es una tremenda emocion conocer a alguien que te comprende, te respeta y te quiere como eres. Pero tambien es duro saber que tambien sufre contigo.
    Besos y abrazos a todos los cisnes. Amigos, no estais solos.
    Juan Carlos.

    • Gracias Inés. No soy tanto. Mi admiración para madres como tú por la lucha en defensa de sus hijos de sus derechos y de su verdadera inclusión en la sociedad, respetando sus diferencias y queriéndoles incondicionalmente tal y como son. Es una maravillosa muestra de amor. Muchos envidiamos a Alba.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s